Agrandar imagen

La histórica bajante del Río Paraná que ha provocado serias complicaciones en varias ciudades argentinas tendría origen en una decisión política del Gobierno de Brasil que cerró las seis represas hidroeléctricas que existen en su territorio.


Un proyecto que lleva la firma de las parlamentarias argentinas ante el Mercosur, Cecilia Britto y Julia Perié, insta a la República Federativa de Brasil, “a que arbitren los mecanismos legales pertinentes a los fines realizar la reapuertura de las compuertas de las represas – centrales hidroeléctricas linderas con la Provincia de Misiones – Argentina, regulando el caudal de agua de los ríos Iguazú, Paraná y Uruguay y sus afluentes, salvaguardado  de este modo el derecho humano fundamental del acceso al agua”.


Según contaron las diputadas misioneras, el problema afecta, entre otras cosas, el atractivo caudal de las Cataratas del Iguazú.
“Asimismo, la ciudad de Puerto Iguazú muestra un empeoramiento en los servicios de agua potable, con numerosos barrios sin el vital servicio. Esta crisis hídrica se debería, entre otras cosas, a una sequía histórica y a la decisión del gobierno de Jair Bolsonaro, de cerrar compuertas de represas, río arriba”, sostienen.


“El cierre de compuertas de las represas brasileñas parece haber contribuido a agudizar la ya de por sí extraordinaria bajante del río y está afectando la provisión de agua potable”, denuncia el documento firmado por Britto y Perié. 


Las parlamentarias se comprometen, en el documento, a articular un diálogo con sus pares de Brasil en el Parlamento del Mercosur para agilizar las gestiones ante el gobierno de ese país.


Etiquetas

Comunidad

¡Comentá esta nota!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. DIARIO LA PAZ se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.